test familia

LA PRUEBA PSICOSOCIAL

27.10.2014

Si estás inmerso en un procedimiento de divorcio o una ruptura con hijos menores de edad, ya habrás oído hablar de la famosa PRUEBA PERICIAL PSICOSOCIAL.

Para tu tranquilidad, te vamos a explicar cuándo se practica, quién la realiza, en qué consiste y la importancia de su resultado.

 CUÁNDO SE PROPONE Y SE PRACTICA LA PRUEBA PSICOSOCIAL

Esta prueba se propone cuando no hay acuerdo entre los progenitores sobre la extensión del régimen de visitas o la atribución de la guarda y custodia. Una situación clásica es aquella en la que el padre solicita la guarda y custodia compartida y la madre se niega a este sistema.

Para su práctica, lo habitual es que aquel progenitor que pide la custodia compartida solicite, a través de su abogado, la práctica de esta prueba.

Esta solicitud deberá realizarse en la propia demanda o en los tres días siguientes a la fecha en que te citan a juicio, que es el momento de proposición de prueba.

La solicitud no implica la inmediata práctica de la prueba, toda vez que el Juzgado tiene la potestad de admitirla o denegarla. Lo habitual es que sea admitida.

Una vez admitida a trámite, el Juzgado se encarga de dar traslado al Equipo Psicosocial del asunto a fin de que éste señale día y hora para su realización.

EL EQUIPO PSICOSOCIAL

En cada partido judicial existe un Equipo Psicosocial formado por varios psicólogos y trabajadores sociales que se encargarán de elaborar el informe.

Es conveniente saber que, por ejemplo, en Madrid capital hay varios equipos, mientras que en otros partidos judiciales sólo hay uno, encontrándose absolutamente saturado. Es el caso de Arganda del Rey o Colmenar Viejo, en que el informe puede demorarse varios meses por la carga de trabajo que sufren estos equipos.

Los profesionales que lo integran son absolutamente independientes e imparciales, razón por la que gozan de total credibilidad frente al Juzgador. Están, además, habituados a trabajar con niños y a encontrarse con rupturas traumáticas, de lo que se deduce que – salvo raras excepciones -  serán cordiales, pacientes, comprensivos y con mucho tacto.

 EN QUÉ CONSISTE

No existe una línea de trabajo idéntica para todos los Equipos Psicosociales, aunque sí es habitual que se practiquen protocolos similares.

Habitualmente, la prueba se desarrolla en una mañana en la que tendrás que acudir al Juzgado acompañado de tus hijos (si los tienes en tu compañía) o sólo. Lo más coherente sería que se recibiera a ambos progenitores con sus hijos en días diferentes para poder ver como interactúan los menores con cada uno de ellos pero no siempre es así. Tu abogado, sin embargo, sí puede solicitar al Juzgado que así sea.

No es frecuente que se cite a los dos progenitores el mismo día aunque, en la práctica, sí nos hemos encontrado en alguna ocasión con esta situación.

A lo largo de 3 ó 4 horas, realizarás varias pruebas:

-       Una entrevista personal sobre tus antecedentes familiares, tu visión sobre tus padres y hermanos, tu visión sobre tu pareja o esposo/a, tu estado anímico, tu opinión sobre la ruptura y sobre la evolución de la misma, las rutinas de tus hijos, etc.

-       Una serie de test de personalidad: Cuestionario Cuida, Inventario Clínico Multiaxial de Millon (o MCMI-III), Test de Roschach,… entre otros.

No es conveniente ni buscar estas pruebas ni prepararse estos test con antelación pues el resultado puede verse condicionado de forma inconsciente, lo que en nada beneficiaría al resultado.

Tus hijos efectuarán tests adaptados a su nivel: el famoso test de la familia, el test del garabato de Winnicot, etc. y también serán entrevistados por el psicólogo.

El trabajador social, por su parte, puede ponerse en contacto con familiares de los padres, con amigos y también con el centro escolar de los menores a fin de valorar cuál es el entorno de los mismos, su estabilidad, etc. La implicación varía muchísimo de unos Equipos Psicosociales a otros.

 LA IMPORTANCIA DEL RESULTADO: EL INFORME.

Días después a la práctica de la prueba, el Equipo emitirá un informe. Este informe consta de varias páginas (normalmente, de 10 a 15 folios) y recogerá los antecedentes, probablemente con frases literales tuyas entrecomilladas, el resultado de los tests, la valoración de los profesionales y una conclusión.

Es bueno saber que el informe no acompaña las pruebas en sí, sólo los resultados de las mismas y que no siempre se da traslado con demasiada antelación a las partes. En ocasiones, los letrados nos encontramos con que el Informe no se recibe hasta el mismo día del juicio en Sala, lo que ocasiona una profunda indefensión de los derechos de nuestros clientes.

La conclusión que alcanzan los profesionales no es vinculante para el Juzgado. Sin embargo, sí suele condicionar el resultado y será muy tenida en cuenta por el Juzgado y por el Ministerio Fiscal.

 LA RATIFICACIÓN DEL INFORME

Pese a que algunos Juzgados omiten este trámite, el artículo 346 de la Ley de Enjuiciamiento Civil determina que “el perito que el Tribunal designe emitirá por escrito su dictamen, que hará llegar al Tribunal en el plazo que se le haya señalado. De dicho dictamen se dará traslado por el Secretario judicial a las partes por si consideran necesario que el perito concurra al juicio o a la vista a los efectos de que aporte las aclaraciones o explicaciones que sean oportunas”.

 Por tanto, tu abogado podrá solicitar la comparecencia de los profesionales en Juicio para responder a las preguntas que se estimen convenientes.

En definitiva, el informe del Equipo Psicosocial es la prueba “reina” en los procesos de familia en los que se discute la custodia o las visitas y es conveniente que tu abogado hable contigo antes para que acudas tranquilo, sabiendo lo que te va a encontrar.