Reforma nulidades Papa Francisco

LA REFORMA DE LAS NULIDADES POR EL PAPA FRANCISCO

05.10.2015

En el despacho acogemos con gran satisfacción la reforma del Código de Derecho Canónico llevada a cabo por el Papa Francisco a través del decreto papal Mitis Iudex Dominus Iesus. El Papa tiende la mano a quienes quieren y no pueden solicitar la nulidad del matrimonio, como ya hizo respecto a los matrimonios divorciados, manifestando que “los divorciados no están excomulgados, son parte de la Iglesia”.

Aún quedan unos meses para que entre en vigor pero ya podemos anticipar cuál será el futuro de los procesos de nulidad eclesiástica. Las claves son las siguientes:

1.- Procesos gratuitos: es decir, sin tasas judiciales que hasta ahora había que abonar al Tribunal eclesiástico correspondiente. Sólo se abonarán los correspondientes honorarios a los letrados.

2.- Procesos breves: permitirán la declaración de nulidad por el Obispo diocesano en aquellos casos evidentes de nulidad (impotencia, edad, consanguinidad, error en la persona, etc.).

3.- Se elimina el principio duplix conformis, que exigía la existencia de dos sentencias favorables a la nulidad para que ésta fuera declarada. Una sola sentencia será suficiente.

Pero, ¿cuáles son las causas para pedir la nulidad de un matrimonio canónico?

La nulidad se podrá solicitar por alguna de las siguientes razones:

1.- La existencia de algún impedimento no dispensado de los numerados en el Código de Derecho Canónico:

-       Edad insuficiente.

-       Consanguinidad entre parientes ascendentes y descendientes o colaterales hasta cuarto grado (primos).

-       Matrimonio entre un bautizado y un no bautizado.

-       Pertenencia al orden sagrado.

-       Impotencia.

-       Estar casado con otra persona.

2.- Consentimiento incorrectamente prestado:

-       Por carecer de uso de razón.

-       Por sufrir un grave defecto de discreción de juicio que le impide tomar la decisión libremente (un embarazo inesperado, presión social o familiar,…)

-       Por sufrir incapacidad para asumir las obligaciones esenciales del matrimonio por causas de naturaleza psíquica: inmaduros, narcisistas, dependientes, obsesivos, paranoides, antisociales,…

3.- Por prestar un consentimiento viciado:

Quien contrae matrimonio canónico sin buscar verdaderamente los elementos esenciales de este matrimonio puede incurrir en causa de nulidad:

-       Quien contrae pensando en divorciarse si algo va mal.

-       Quien no quiere tener hijos.

-       Quien contrae pensando en ser infiel.

-       Quien niega la sacramentalidad del matrimonio canónico.

Si quieres que te asesoremos personalmente sobre la posible nulidad de tu matrimonio, pide cita e infórmate.