Visitas de los abuelos

LAS VISITAS DE LOS ABUELOS

29.04.2014

Cuando las relaciones entre los padres y los abuelos no son buenas, podemos encontrarnos ante la nada deseable situación de que estos últimos sean privados de la relación con sus nietos. Lo mismo sucede cuando uno de los dos progenitores fallece o se desentiende de sus hijos: los abuelos quedan en un segundo plano y acaban perdiendo todo contacto con los niños.

¿Qué puedo hacer para recuperar la relación con mis nietos?

El artículo 160.2 del Código Civil establece desde el año 2003 que “No podrán impedirse sin justa causa las relaciones personales del hijo con sus abuelos y otros parientes y allegados” y prevé que, en caso de impedirse, el Juez podrá a petición del propio menor o de los abuelos, establecer unas visitas que garanticen esta relación. Las visitas de los abuelos con los nietos no suelen ser tan amplias como las que se hubieran concedido al padre. Es habitual que se establezcan una o dos tardes al mes, sin noches. Sin embargo, recientemente, el Tribunal Supremo ha dictado una Sentencia en la que se atribuye a los abuelos paternos un régimen de visitas muy amplio: todos los miércoles de 18:00 a 20:00 horas y un fin de semana al mes desde el viernes al domingo, a pesar de la oposición de la madre de los menores. La justificación del Tribunal Supremo para establecer tan extenso régimen de visitas a los abuelos paternos ha sido la de considerar a los abuelos como un “factor estabilizador” y “emocionalmente enriquecedor”, además de considerar la relación entre los nietos y estos “muy estrecha y buena, sin que conste ningún obstáculo para restringirla”.